Tecnópolis cero

http://www.blog2.com.ar/index.php/2012/10/01/tecnopolis-cero/

No es un parque temático, no es una exhibición, ni un paseo. Aunque todo eso podría considerarse parcialmente como parte de Tecnópolis. También convergen una serie de ideas como la de la divulgación científica o científico-tecnológica, fomentar el orgullo país, mostrar lo que se hace/hizo en distintas materias, etc. Y finalmente se convirtió en un paseo gratuito para la familia en un predio que, no sin críticas, sirvió para reemplazar el proyecto original dentro de la Ciudad de Buenos Aires.

Ahora que Tecnópolis ya es parte del paisaje de una parte del recorrido de la Av. General Paz, pero del lado de la Provincia, parece que lo mejor es explotarlo al máximo, como por ejemplo la idea (aparentemente ya un hecho) de alojar eventos tradicionalmente porteños como la Feria del Libro. Este tipo de proyectos llevan a pensar que alguien quiere “monopolizar” los grandes eventos que antes se daban en la Ciudad. Por supuesto no concuerdo con que eso ocurra.

Independientemente de esto Tecnópolis es prolijo, a primera vista. Es prolijo hasta que se pretende descansar un poco comiendo algo. Es prolijo hasta que se ingresa a varios stands. Es prolijo hasta que llega el agobio simbólico. Es prolijo hasta que llega la hora de irse, y queda la sensación de que no hay mucho para ver.

Primero vi los aviones en la entrada, estaba contento, es lindo verlos de cerca. Pero no tan cerca: el Skyhawk estaba destrozado, oxidado, mal pintado en condiciones de chatarra. Ni un Mirage. El Pucará un poco más cuidado y los Pulqui y el Pampa como grandes orgullos nacionales… basta googlear para entender en qué está la industria aeronáutica mundial…

Se pasa el gran arco donde suele haber acróbatas muy habilidosos y los carteles con el logo de Presidencia de la Nación apabullan. Son muchos galpones/stands/estructuras que más o menos temáticamente albergan algún contenido. Todavía estaba entusiasmado con ver actividades espaciales, energía atómica, y tantas otras cosas. La tan nombrada “industria nacional”, el “diseño argentino”, en fin, todo lo maravilloso que hay para mostrar y que involucra a personas muy capaces y expertas.

En todas las hectáreas de Tecnópolis, todo esto está en los carteles, no en el contenido. La mayoría de los stands se limitan a una decoración (más o menos) correcta (salvo excepciones) y todo el resto son videos institucionales. Videos institucionales. Sólo eso. Nada más que eso. Muchísimo menos que lo que puede encontrarse en cualquier búsqueda en Google. Videos institucionales. Quise no creer que todos eran así, y la verdad es que más alla de alguna que otra experiencia muy básica para los niños, todo era lo mismo, tuve que entenderlo mientras me desencantaba.

Finalmente, y por suerte, aparecen los dinosaurios móviles en tamaño real que al menos justifican llegar cerca del fondo, en un entorno donde un San Martín horrible corona el espacio de Paka Paka. Muy cerca hay un espacio repleto de tachos y caños donde aparecen los Choque Urbano, se justifica pararse y escucharlos mucho tiempo.

Tecnópolis Cero - Martín Parselis

Desde el punto de vista de la propaganda y de lo que un gobierno ha hecho por la Ciencia y la Tecnología, es un logro relativo. No solamente porque ni la Ciencia ni la Tecnología argentina fue inventada por este gobierno y puede discutirse ampliamente sobre lo que dicen de ella, sino también porque no hay mucho para ver. Desde el punto de vista de la divulgación científica, poco y nada. Como parque temático es muy poco entretenido. Desde el orgullo nacional de lo que se produce en Argentina, bastante relativo, no es algo que pueda juzgarse sin compararse con lo que se produce en otros lugares. Desde el punto de la innovación, nada.

Tecnópolis no es ni una cosa ni la otra, es un discurso de lo que alguien hizo puesto en stands, que son coherentes con ese discurso: “pura pinta”, tanto que mi mejor experiencia de Tecnópolis fue escuchar al Choque Urbano.

Ojalá sea el Tecnópolis Cero, y que alguien piense en versiones mejores, porque en la versión actual hay un gasto, pero no hay ningún aporte.

9 responses on “Tecnópolis cero

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *