Partido de la Red: mucho, poquito, nada

October 8th, 2013

La Web cambió nuestro mundo, o incluso nos trajo otro un poco más participativo y libre, al menos por ahora. Luego de muchas experiencias de Partidos Pirata en el mundo en la Argentina nació el Partido de la Red basado en una serie de principios (razonables, como los de todos los partidos) con énfasis en la utilización de algunas tecnologías que permitan definir el voto de los representantes en las cámaras. Mis pequeñas impresiones.

Mucho

Experimentar parte del derrotero de la política argentina seguramente nos pone en condiciones de ver al Partido de la Red con buenos ojos desde el punto de vista de que algo nuevo podría ocurrir. La esperanza de una mejor toma de decisión de votos basada en una deliberación abierta y transparente es una buena sensación. También algunos temas de la agenda que suelen verse en las redes se reflejan en las bases de acción política.

Poquito

Paretto podría quedarse corto con su 80/20 si se miran los usuarios activos de las redes: proporcionalmente los usuarios que participan activamente de las redes son pocos, sin mencionar que muchos usuarios de Internet hogareños ni siquiera quieren ser parte de algunas de ellas. Esto es mucho más grave si se miran las estadísticas de Wikipedia donde realmente muy pocos usuarios son los que escriben y editan. El Partido de la Red propone una democracia abierta y conversacional, pero cuyo volumen de participación será muy bajo y mayormente en manos de sus entusiastas.

El timing cuando se trata de ideas que tienen buena parte tecnológica puede ser un problema. Para comenzar, la regulación de Internet viene con fuerza, le interesa a muchos políticos, y aún contando con algún representante sería imparable si hay una decisión y acuerdos políticos de esos que se hacen conversando en una mesa chica, y no en un Wiki.

Internet puede cambiar radicalmente en los próximos años, y hay una tendencia fuerte a consolidar una red de consumo que se aleja mucho de una red de las cosas de la gente, de los temas que interesan (auténticamente) más alla de obtener un descuento para comprar un producto, o para jugar. Entiendo que el punto es adaptarse, pero habrá que ver qué queda de la participación.

Nada

El Partido de la Red se adelantó a la crítica obvia: si realmente quieren un cambio no es posible hacerlo dentro de un sistema que está pensado para que nada cambie. Argumentan que no es posible borrar el pasado sino conciliar lo nuevo y lo viejo que por otra parte otorga la identidad cultural que tenemos. Lo viejo también es el peronismo, el socialismo, el radicalismo, tremendamente influyentes en nuestra cultura. ¿Por qué “pelearla desde adentro” es mejor desde un nuevo partido y no desde dentro de los partidos? ¿se trata del “modo”? En las asambleas partidarias el “modo” participativo está tan vivo como en la red (entendiendo que en estas redes participan pocos interesados) Si todo esto es así, nada cambia mucho salvo el reemplazo de la concurrencia a un comité o unidad básica por una plataforma online. Ahí no hay novedad ni revolución.

Crear un partido político es aceptar un modo de participación política (el único en Argentina) que de por sí es viejo y elitista porque las democracias indirectas así lo requieren: los políticos no son ciudadanos cualquiera sino “profesionales de la política” (o al menos dedican su vida a ello), y esto es fundante en este tipo de democracias. No se trata de un problema de escala para la implementación de la democracia directa sino de un tipo de representación deseable y aceptada en todo Occidente. El representante del Partido de la Red sería un instrumento de los participantes, es decir, se deshumaniza desde el primer minuto, por lo que ni siquiera es relevante saber quién es. Tendría obediencia debida a la decisión de la Red más alla de sus convicciones y principios. Es decir que no es un profesional de la política sino un “levantador de mano”. No debería hacer interpretaciones ni negociaciones políticas, porque si la Red decide no hay nada que negociar con nadie: se asesina la conversación en las cámaras, que son, paradójicamente, el lugar de conversación y negociación de los representantes.

Algo

A pesar de mi escepticismo, el partido es algo más. Algo que suma una opción más dentro de un sistema complejo y, comparto el diagnóstico, poco representativo. Probablemente en 2013 no haya un solo representante en el Congreso, tal vez en las siguientes elecciones, o las otras. Sumaría.

 

Ambito público, Argentina, Partido de la Red, Poder Ejecutivo, Poder Legislativo , , , , ,

Los comunicadores están confundidos

February 14th, 2013

Cuando la palabra “engagement” comenzó a circular como un mantra entre las agencias de publicidad que brindan servicios a las distintas empresas aparecieron toneladas de artículos que hablaban de una forma aggiornada de fidelización.

Así, los comunicadores, especialmemnte los de agencia, se metieron en las redes creyendo que estaban conquistando y convenciendo del mismo modo que antes, pero con un lenguaje un poco más atrevido y con campañas “participativas” para mejorar el posicionamiento de sus marcas.

Mientras las marcas siguen creyendo en este rito propuesto por las agencias aparecieron varios casos de quejas por productos. Esto tuvo consecuencias diversas, pero llevado al extremo la discusión entre los profesionales de la comunicación y los usuarios se da entre dos lenguajes ajenos entre sí.

Esta discusión es la sencilla idea de que las marcas, los fabricantes, las empresas, están en las redes como una vía de comunicación que no se hace responsable de nada más que de “orientar” a los usuarios. Casualmente la eficiencia de esta orientación está en la venta, y eventualmente en algunos tips de uso o informar dónde llamar. A fin de cuentas no se diferencia demasiado de un call-center.

Los que tienen alguna experiencia con call-centers habrán percibido que los problemas específicos nunca son comprendidos en su totalidad, y que las respuestas se basan en una sistematización interna de las organizaciones que además manejan un lenguaje propio de su actividad que nada tiene que ver con los problemas concretos de los usuarios.

La relación más alla de la transacción y el posicionamiento no interesa, por lo que es fácil concluír que a ninguna marca le interesa (en el sentido auténtico) sus usuarios. Por otra parte los usuarios encuentran un muro de lenguaje y procedimientos en las vías de comunicación con las organizaciones que los expulsan de cualquier posibilidad de intervención, y especialmente de sentirse comprendidos cuando tienen un problema.

Las redes tienen la posibilidad de desnudar nuestra identidad. Ya no se trata de una cuestión estadística. Pero se sigue pensando estadísticamente. Pensar estadísticamente es abandonar definitivamente el interés por cada caso.

Los espacios colectivos como las redes no pertenecen a las organizaciones, pero ellas actúan como así fuera. Son libres de estar, pero los usuarios somos libres de criticarlas y decir sobre ellas todo lo que pensamos, sobre cualquiera de los ámbitos de esa organización. No es nuestro problema ocuparnos sobre si previeron un canal de soporte, otro de relaciones públicas, o lo que sea. Ese es un problema de ellas, no nuestro. El modo en el que se organizan no tiene nada que ver con mi problema.

Aquí aparece la segunda discusión derivada de una tremenda confusión corporativa: el comunicador, community manager, relacionista público, etc. tiene una tarea encomendada por la empresa, pero desde esta confusión pareciera que debemos separar quirúrgicamente a la persona de la organización. Es una confusión terrible: quien comunica es solidario con lo que comunica y con la organización a la que representa.

Si así no fuera: ¿deberíamos considerar que todo comunicador puede ser reemplazado por un robot? Porque si esto es posible no hay ninguna decisión profesional que puedan tomar en el contexto de una empresa y del problema de un usuario, bastaría con un sistema experto.

Este post viene de una discusión en Twitter a raíz de las respuestas de un community manager ante la queja de un usuario. Lo que jamás son capaces de responder es: ¿qué harán concretamente para resolver mi problema sin que yo haga el esfuerzo? porque la tercerización de los servicios de venta, postventa, soporte, etc. terminó de atomizar las vías de comunicación, pero más importante aún: destrozó la posibilidad de que para un usuario una marca sea un servicio integral y coherente.

Lo que falta son más quejas y exigencias.

 

Ambito privado, Ambito público , , , , , , , , , ,

Los gobiernos son los enemigos de la Red este diciembre #freeandopen

November 22nd, 2012

Hay muchas quejas acerca del tamaño de Google y lo que ello implica en términos de peligro como canal “monopólico” de la Web. Sin embargo, esta vez hay que aprovechar esa potencia. ¿Qué pasará en diciembre de 2012?

Entre el 3 y el 14 de diciembre de 2012 un montón de señores trajeados y serios intentarán discutir entre ellos el grado de libertad que tendremos en Internet de aquí en más. Eso es INACEPTABLE. LA Red es de todos y debe mantenerse libre y abierta.

 

Se trata del World Conference on International Communications WCIT-12, organizado por la tradicional International Telecommunications Unit, que ya tienen una larga historia de intentos de control sobre Internet, escondidos detrás de los programas para la Sociedad de la Información.

Google impulsaesta iniciativa: A free and open world depends on a free and open web.

El problema según:

Otro intento como el avance sobre la NetNeutrality, y demás derechos y políticas de las redes que son de todos. Ningún gobierno puede convivir con Internet porque su propia característica de institucionalidad no puede lidiar con una realidad distribuida y horizontal. Internet está en peligro desde que los gobiernos se dieron cuenta de que están frente a una crisis inminente de cambio de época que corroe su propio principio de autoridad. Pero lo peor para estos gobiernos es la evidencia de que de las redes emergen comunidades capaces de auto-organizarse y de construir espacios significativos, muchas veces mejores que los institucionalizados. Todo enemigo de las redes son nuestros enemigos. Este diciembre son los gobiernos.

Ambito académico, Ambito privado, Ambito público, Estado, ITU , , , , , , , , ,

Pekka #Himanen en Buenos Aires

November 22nd, 2012

La Web habilita la conformación inmediata de comunidades. Así sucedió durante la conferencia de Pekka Himanen el 21 de noviembre en Buenos Aires en el auditorio de la Fundación OSDE. Algunos tuits comentando la conferencia.

 

Ciudad de Buenos Aires, Manuel Castells, Pekka Himanen , , , , ,

El 8N es la política, estúpido

November 8th, 2012

Que las Naciones-Estado están en crisis como institución no es nuevo, como lo están otras instituciones. En el tranco largo lo explican los postmodernos, y en el corto (cortísimo) lo pone en evidencia un entorno como la Web. Del mismo modo en el que se puede juzgar, por ejemplo, a la música con un simple y liviano “me gusta” o “no me gusta” es otra cuestión.

Sin embargo hay personajes que (hipótesis desordenada) al vivir de ellas buscan mantenerlas a capa y espada sin vislumbrar alguna relación posible-amistosa-razonable-provechosa con otros espacios sociales, o más bien, entornos en los que la gente también está viva, produce experiencias, relaciones, ideas y sentido. Hasta se podría afirmar (con el mismo marco teórico que los defenestran): relato.

La defensa de las instituciones tradicionales frente a los ataques a las garantías que éstas proponen no es el problema. Muy pocos estarían de acuerdo en “menos derechos y mayor culto a dirigentes iluminados” o “menos libertades y más control”

El problema es la centralidad, agravado por la escala. Toda institución centraliza sentidos y conceptos fuertes. Todo comienza y termina en ella. Con respecto a una institución, se está dentro o se está fuera, y su gestión incluye las relaciones con el “estar afuera” En esta lógica, el único diálogo posible también está institucionalizado, es decir, “el otro” también tiene una estructura y también lucha por permanecer.

Quienes viven gracias a ellas han transcurrido un proceso de construcción de habilidades para gestionarlas. Ellos no son todos, y menos aún cuando se trata de un Estado. Pero antes de ser parte de un Estado formaron parte de otras instituciones, y como inicio cuasi-obligatorio han sido actores de los partidos políticos. Los partidos políticos asumen la representación de distintos sectores de la ciudadanía. “Asumir la representación” y “representar” son dos actividades con diferencias importantes.

Se votan partidos, pero hay muchos menos afiliados que votantes. El contrato entre el votante y el partido es débil, al menos para los no afiliados. Cuando un partido asume, además, un puesto estratégico como la presidencia, un puesto ejecutivo donde no hay varios partidos sino uno solo, y además personificado en alguien de carne y hueso, el nivel de representación puede ser alto en un punto dado, y aislado, y jamás fuera del contexto de quienes han participado como competidores. Pero lo más importante, es que esa relación es mayoritariamente débil. Gobernar para todos requiere, entonces, renovar constantemente el contrato. Repasando: los todos son los fans, los del partido, los de otros partidos, y muchos otros.

Si las relaciones siempre son institucionales, son relaciones entre representantes de instituciones. ¿Cómo se relacionan los demás? Los demás no se relacionan.

La Web se convirtió en un vehículo de relación entre las personas que comparten sus ideas, y también sus enojos. Un entorno que no respeta ningún tipo de límite institucional dado que se produce entre personas, no necesariamente intermediados institucionalmente. En definitiva este entorno atenta directamente con el modo de hacer política bajo las lógicas institucionalizadas, y eso es otro problema: se responde a las redes como si estuvieran institucionalizadas y personificadas en sus acciones emergentes. Nada que ver.

Por supuesto que se “opera” en las redes. Siempre me gustó la metáfora de que los operadores son los que encienden un fósforo… pero nada explotaría si no hubiera una fuga de gas. Lo que se gestó este #8N es la fuga de gas. No tengo ninguna constancia comprobada de quienes operaron o no, pero suponiendo que así fue, la fuga de gas está, y es cada vez mayor. La fuga de gas es la política. La política libre, de una libertad tal que posibilita que muchos que no nos conocemos discutamos con muchos otros que no conocemos, y además públicamente.

La explosión depende de la chispa. Y la chispa puede producirse, también, institucionalmente. O buscar otras fugas para ver cuál explosión es más grande. Todas estrategias institucionales. Se puede juzgar livianamente con un “me gusta” o “no me gusta”, encender el fósforo, o crear otra fuga. Pero lo que está claro es que ninguna de estas acciones contribuye a mantener una relación razonable con otro entorno, y menos con ciudadanos que están motivados a actuar libremente y que confirman cada tanto que no son escuchados, porque esa relación formal Estado-Ciudadanos es débil y debe revisarse constantemente. Esa es la política. Esta es la oportunidad de revisarlo. Este es el día para escuchar.

 

Ambito público, Argentina, Ciudad de Buenos Aires , , , , ,