Conceptos totalizadores

http://www.blog2.com.ar/index.php/2011/04/14/conceptos-totalizadores/

La experiencia de discusión e intercambio académico interdisciplinar suele ser entre frustrante y motivador según los participantes. Como auténtico “paria disciplinar” suelo encontrarme en estas situaciones. En una filosofía-de-entre-casa repenticé la idea de conceptos totalizadores (sin método y sin conclusiones, pero sospechando que puede dar para más).

Los conceptos totalizadores están en los átomos, Dios o la verdad. Todos son conceptos en torno a los cuales se conforman distintas explicaciones sobre la realidad y sobre la existencia. El resto de los conceptos son satélites de ellos, en un segundo plano, y funcionales a la explicación. Un concepto totalizador también es un punto fijo que permite la construcción de teorías.

Vivimos en un momento de la humanidad en el que conviven diversos enfoques basados en distintos conceptos totalizadores, aunque no parece haber sido así siempre: la Edad Media (en Occidente) totalizaba a partir de Dios, y la modernidad a partir de la racionalidad científica determinista.

Kuhn propuso la idea de paradigma, que explicaba cómo se dieron las revoluciones científicas. Estas revoluciones se producen en momentos de cambio de paradigma, que podrían entenderse como los supuestos que no se cuestionan a lo largo de una época. El período en el que se comienzan a cuestionar, hasta la estabilización de nuevos supuestos es el período de las revoluciones.

¿Los conceptos totalizadores no serían, en definitiva, los paradigmas? La vocación en la identificación de estos conceptos no es trabajar sobre una teoría alternativa a la de Kuhn, sino buscar ejes que inspiran a los paradigmas. Un paradigma es un sistema conceptual completo: están los conceptos totalizadores y todos los demás en función de ellos, ordenados, jerarquizados, sistematizados. El concepto totalizador es la inspiración del paradigma. Snow tomó dos extremos derivados de las humanidades y las ciencias (duras), bajo en concepto totalizador de “cultura”.

Volviendo a este tiempo, dando por sentado que vivimos dentro de un paradigma epocal, nos encontramos en un período de multiplicidad de conceptos totalizadores. Es decir, que si un concepto totalizador es lo que inspira a un paradigma, vivimos en un tiempo multiparadigma. Y eso genera, como explicación provisoria, una enorme complejidad intelectual.

Si el paradigma de esta época es la convivencia de muchos paradigmas previos y nuevos, existen muchos conceptos totalizadores desde dónde mirar el mundo (en sentido amplio). Es decir, existen muchos puntos que podemos considerar fijos para verlo. Pero si existen muchos puntos fijos no hay ninguna razón para juzgar a uno más valioso que otro, porque de otro modo volvería a conformarse un nuevo concepto totalizador. Es decir, que necesariamente un paradigma multiparadigma con múltiples conceptos totalizadores lleva a la relativización de todo concepto.

Para quienes el concepto totalizador se encuentra en un humanismo recalcitrante, como para quienes lo encuentran en el rigor científico o la teología, esta dosis de relativismo les resulta sencillamente insoportable. Tanto que suele describirse con el término “crisis”, y así hay crisis de valores, crisis de la subjetividad, crisis y más crisis. En verdad más que crisis lo que hay es una desjerarquización de un punto fijo, de un concepto totalizador, por sobre los demás.

Las crisis se juzgan desde mandatos, desde normativas, desde lo que debe ser. Pero mandatos, normativas y deber-ser también responden a un paradigma epocal. Dentro del multiparadigma, ¿qué mandato, normativa o deber-ser es mejor o más valioso que otro?

La idea de la complejidad ¿será parte de esto? ¿Deleuze y su rizoma? ¿Caos? ¿Alteridad? y tantos otros emergentes contemporáneos…

Conclusiones

Ninguna. Pero sí un punto de inicio para profundizar la mirada de los demás para poder dialogar…

 

3 responses on “Conceptos totalizadores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *