Nuestros hijos son delincuentes

http://www.blog2.com.ar/index.php/2011/04/11/nuestros-hijos-son-delincuentes/

Childnet es una organización sin fines de lucro que trabaja con otras para “ayudar a que Internet sea un lugar seguro para los niños”. Con esta misión difícilmente sea posible encontrar cuestiones objetables… Sin embargo, uno de sus productos es una publicación orientada a amedrentar a padres y niños acerca de lo que puede significarles (jurídicamente) compartir archivos de sonido y video en Internet.

Este amedrentamiento puede ser vocación de algunas organizaciones (como la SGAE, FAP y Promusicae), pero una de las cuestiones más objetables es la idea española de dónde quieren hacerlo: ¡las escuelas! Es cierto que el sistema educativo en muchos países está bastante lejos de lo deseable para las nuevas generaciones, y que tiene serios problemas de comprensión de una Era compleja y distinta para la que fue diseñado. Es cierto también que hay choques brutales entre mucho de lo que se dice y propone en las escuelas y la experiencia concreta de los niños. Pero ver además cómo los intereses de alguna industria se instalan como una preocupación (que es exclusiva de dichas industrias) debería hacernos reflexionar sobre el rol de la escuela y la presunción de que los niños son delincuentes.

La guía para padres y profesores tiene 8 páginas dentro de las cuales la palabra “ilegal” aparece 15 veces (2 veces por página), si se agrega la idea de “infracción” (1) “lícito” (6) “permiso” (5) “protección” (13) “vulneración” (2) “riesgo” (3), hay 45 palabras de peso jurídico (5,6 palabras por página).

En definitiva no es más que una comunicación interesada y que en varios párrafos en bastante inexacta e imprecisa. Por ejemplo, la definición de lo que es un blog (que es totalmente incorrecta y que es muy criticada), hace un juicio de valor acerca de los enlaces que contienen los blogs diciendo que “a menudo se utilizan para publicar enlaces a archivos, que pueden ser copias ilegales de música, películas u otros ficheros multimedia”. Leyendo varias veces se deduce que no siempre, y que el “a menudo” es sobre links y no sobre copias ilegales, pero la primera lectura genera alguna duda….

Otras veces opiné sobre estas cuestiones, pero prefiero resumir el asunto en dos niveles de discusión muy distintos. Por un lado la normativa clásica sobre propiedad intelectual y derechos de autor, que merece una actualización y que debe reconocer siempre al autor de las obras, un derecho básico. Sobre esta normativa está construida la industria cultural, y particularmente las actividades de reproducción masiva, como las discográficas.

Cito a Eduard Aibar: es lógico que una industria cuya actividad está basada en hacer copias entre en crisis cuando el costo marginal de hacer una copia es cero.

Por otra parte, si no hay copias no hay posibilidad de compartir, sin compartir no hay posibilidad de reconocimiento público al artista, sin reconocimiento no hay posibilidad de ejercer el derecho de autor. Si además la copia y el compartir se produce en forma privada, cualquier regulación al respecto también lesiona derechos de los usuarios. Y en el ámbito escolar esto es aún más importante, porque abre caminos para la exploración y la investigación temprana, que los niños ya hacen mucho antes de que nosotros.

El único derecho fundamental es el de autoría, todo el resto de la estructura jurídica asegura a la industria. Y me niego a que ante el amedrentamiento y en aras de “la justicia” haya que aceptar un atropello hacia nuestros hijos.

 

11 responses on “Nuestros hijos son delincuentes

  1. Ana María Andrada

    Acuerdo en parte, Martín, hay que buscar mecanismos de autorregulación y lo más importante, que es lo que subyace, es que hoy la mediocridad cunde, a mucha gente que publica en Internet no se le cae una idea y copia, pega, linkea y reproduce ideas de otros, muchas veces en forma descontextualizada y aun errónea… (continuará).

  2. Carlos Vera Da Souza

    Reflexiones por demás interesantes, Martin.
    Como padres es preocupante estos desconceptos, como docentes y más aún, como docentes en medios esto debe ponernos en alerta. Es fantástico cuando se producen guias de este tipo pero si lo conceptual es errado a donde llevan?
    Hace unos días bajé el primer podcast de Educacontic y me parece que puede ser un aporte a tu entrada en el blog: http://bit.ly/fOY9aH

  3. Martín Parselis Post author

    @Ana María Andrada gracias! También acuerdo en parte. Me parece, Ana, que la autorregulación es fundamental y la escuela en eso tiene algo que ver… Es cierto que existe el copy-paste indiscriminado y nosostros lo vemos mucho orientado al “zafe académico”. Pero este documento parece ir por otro lado: asustar porque algo es ilegal basándose en una normativa “menor” (no fundamental) que en el fondo lo único que hace es velar por un modo de intermediar a artistas y público. Este es el punto en el que se da la discusión cruda de esta gente y es el punto en el que creo que no hay que discutir. De hecho ambos intentamos que a partir de un problema todos logremos hacer un análisis en un plano superior al de la aparición del síntoma…

  4. Martín Parselis Post author

    @Carlos Vera Da Souza Hola Carlos! Veré el podcast y comento… La guía dice textualmente sobre los blogs: “los blogs a menudo publican enlaces que pueden ser copias ilegales de música, películas u otros ficheros multimedia” y los define como “un diario o revista que se publica en Internet”. Los blogs no sólo no son diarios ni revistas sino que tampoco publican links “ilegales” “a menudo”, en todo caso hay que medirlo y fundamentarlo. Más allá de todo esto, no es una definición de glosario como pretenden mostrarlo.
    Cuando hablan de “ciberlocker” también dicen que es un servicio para almacenar grandes cantidades de información y que “con frecuencia se utiliza para compartir ilegalmente música, cine y contenidos televisivos”. Si sacamos “ilegalmente” celebro que existan. No me informa sobre la frecuencia. Sigue sin discutirse la cuestión de fondo: es mejor que se comparta, o no? tiene sentido? con qué motivación se comparte? se aprende mejor compartiendo? hay esquemas alternativos que reconocen derechos de artistas aún permitiendo compartir? … casi todas las preguntas tienen como respuesta un SI!!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *