Ciencias versus humanidades

http://www.blog2.com.ar/index.php/2009/05/05/ciencias-versus-humanidades/

Por cuestiones cronológicas o por simple deseo de búsqueda, y bajo determinadas circunstancias, ocurre que uno logra identificar problemas que nunca han sido resueltos. Problemas que no son existenciales, ni matemáticos, sino que incluyen a ambos. Haber estudiado mucha matemática y física, y en general ciencias que miran a la naturaleza, resta mucho tiempo para mirar muchos fenómenos culturales e incluso para participar o consumir sus bienes.

La práctica profesional como emprendedor y especialmente sobre la Web, además de otras espcializaciones, terminó de abrir una serie de observaciones de años que, al menos para comenzar una buena descripción, podrían considerarse dentro de “el problema de las dos culturas“. La observación del universo y la observación de lo que el hombre hace aparecen como actividades muy distintas, arrastrando una controversia entre ciencias y humanidades.

En épocas de la Web esta discusión de 50 años no sólo está vigente sino que además adquiere mayor importancia dados los fenómenos que se visulmbran en las redes. Cada dimensión de nuestra realidad se ve modificada (o golpeada y destrozada según el caso) por cosas que suceden gracias a las redes. Por dinámicas y mecanismos distintos a los que conocíamos fuera de las redes. Metodologías, procesamientos, creaciones, colaboración, gratuidad, replantean la gestión, la producción del conocimiento, las especialidades, muchísimos oficios y profesiones, la educación, el mapa del mundo, la cultura, la diversidad, entre muchas otras cosas.

Entre todo el caos que es natural de la Web también fluyen las dos culturas. Pero a primera vista hay una relación entre ellas más concreta y más integradora. El problema del tecnólogo que “nunca leyó a Shakespeare” o el experto en Letras “que no conoce la segunda ley de la Termodinámica” comienzan a desvanecerse desde el momento en el que ambos navegan y son capaces de relacionar información, conocimiento, y desde el momento en el que sus voluntades están dispuestas a hacerlo.

Esta voluntad es parte del espíritu de los usuarios experimentados de la Web, y no porque haya sido diseñada para ello especialmente sino por decisión de ellos. ¿Será la Web un facilitador para una cultura integradora y superadora de la controversia de Snow?.

6 responses on “Ciencias versus humanidades

  1. Juan Carlos Lucas

    Hola Martín!
    ¿Cómo va tanto tiempo?
    Respecto del post, que aborda un tema muy cercano a mis preocupaciones, pienso, al ver cotidianamente las conversaciones entre las áreas de IT y de RRHH de las corporaciones, que esta controversia sigue dramáticamente vigente.
    Más aún, y no con ánimo de polémica sino más bien con preocupación, creo que la web está acentuando esta brecha de cosmovisiones. Pero no quiero decir que la web sea perjudicial en este punto, más bien es reveladora, como son reveladores esos líquidos que se usan para poder ver tensiones en los materiales, no las producen las revelan, las hacen visibles, las profundizan pero no las gatillan.
    En el mangement se ve clara esta brecha entre quienes ven el meollo de la web 2.0 como un tema de convergencia de plataformas tecnológicas (visión científico-tecnológica) y quienes la ven como un tema de transformación cultural (visión humanística).
    Creo que esta controversia no se resuelve, más bien se disuelve. A mi gusto la pregunta clave es: ¿qué visión me abre más posibilidades de acción efectiva en cada caso?
    Es más, pienso que hay una controversia aún mas profunda que ciencia-humanidad, la que enfrenta a los observadores monointerpretativos con los multiinterpretativos. Cómo diria Morin debemos desmarcarnos de la mutilación cognitiva de la hiperespecialización.
    En fin, ¿a vos que te parece?

  2. Christian Schwarz

    No creo que la web avance en eliminar este problema central de la epistemología. Al menos no creo que haga mella en este tema (en otros, sí). La diferencia de metodología entre Geisteswissenchaften o ciencias del espíritu y Naturwissenschaften (ciencias de la naturaleza) redefinidas de modo claro por Wilhem Dilthey a fines del siglo XIX no creo que se resuleva o disuelva por la web. En absoluto. Por caso, el rechazo a que la lógica de l tecnológico invada el ámbito de lo público o del espíritu, que con diferencias notables puede verse definidamente en autores como Heidegger y Gadamer por un lado y Adorno o Habermas, por otro (sin considerar a Schütz o a posestructuralistas y/o decisionistas y otros “istas” como Schmitt, Foucault, Popper, Feyerabend, Deleuze, Agamben, Sloterdijk, etc.) nos permiten vislumbrar que el problema seguirá en tanto la técnica se muestra como un área de la cultura humana notablemente “exitosa” frente a otras esferas que no revelan “prima facie” esa condición. Las dimensiones éticas de considerar al otro como un objeto y no un sujeto, tampoco se resuelven por la web. Habrá que esperar otros momentos y otros tiempos. 🙂

  3. Martín Parselis Post author

    Un placer tenerlos entre las visitas señores!.

    Gracias Juan Carlos, estoy de acuerdo en la idea de que la controversia entre lo mono y multi-interpretativo está vigente, y que además podría ser del mismo tono y dimensión que la que se plantea. Cuando pensé en alguna posibilidad de puente posible asumí que un usuario experimentado de la Web contaría con la característica de ser multi-interpretativo… ¡sin querer tal vez se puedan comenzar a definir competencias multidisciplinarias para la Web!.

    Muy claro y contundente Christian. Me gustó la idea del “éxito” asociado a la técnica o a la tecnología frente a otras expresiones culturales. Los “istas” que tan claramente mencionás como un marco teórico indispensable creo que demuestran lo profundo del problema. Son de las más variadas disciplinas y todos (creo) habiendo incursionado en otras. Es cierto que el problema no es de estos últimos 50 años, pero Snow es de algún modo un recordatorio, ni el más importante ni necesariamente el mejor.

    Desde ese punto de vista pareciera no haber una posibilidad de consenso. Sin embargo mi pregunta incluye todas las fronteras que se ponen cuando se habla de la Web. En especial, y un poco como lo describe Juan Carlos, las visiones instrumentalistas de la Web, y las visiones humanistas de la Web. Unas clásicas de tecnólogos (ocupados más por los protocolos de las redes) y otras de sociólogos, psicólogos, filósofos, etc. (más ocupados por defender la idea de que hoy las redes son de personas). En cualquier caso es la misma cosa, o al menos la experiencia vital que tenemos sobre ello sintetiza estas miradas…

    Siendo la Web un resultante tecnológico por donde se canaliza casi todo, ¿cómo explicar desde mundos tan divergentes el mismo fenómeno?. Y si vamos a buscar a Kuhn tal vez haya que subrayar eso de que “habrá que esperar otros momentos y otros tiempos”.

    Gracias!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *