El síndrome Maradona, en la Web

http://www.blog2.com.ar/index.php/2008/05/16/el-sindrome-maradona-en-la-web/

Pasé por el Palermo Valley 3, una noche cálida de otoño. Más alla de las quejas por alguna cuestión del lugar, todo parecía transitar por los caminos normales. El amanecer del día siguiente fue frío y nublado, fue la C@ce presentando el Día de Internet.

Mientras esperaba el comienzo fuera del Paseo la Plaza, me encontré con un alumno, y observando el programa del día disfrutamos de un tradicional desayuno en la clásica Giralda de Corrientes. Interesaba especialmente la mesa Internet y Educación en la que participaron Pablo Aristizábal, Susana Padilla y Alejandro Piscitelli.

Piscitelli, siempre elocuente (con estilo, costumbres, y verborragia que no me gustan), pero con conocimiento y su típoca lucidez sobre el tema. Mi preocupación comenzó a ser mucha cuando vislumbré el síndrome Maradona: preguntar a quien no sabe de las cosas por las cosas y por cómo deberían ser las cosas.

Para cumplir con el rito que propone este síndrome habla Pablo Artistizábal sobre la educación y las escuelas como si describiera el movimiento de una modelo en una pasarela en FTV. Sin conectar ideas su única propuesta y objetivo se resume en que los chicos deben aprender capacidades para ser competitivos. Objetivo realmente muy pobre cuando de educación se trata. Su visión “emprendedora” (así se autollama él, habría que analizar si ser dueño de una empresa convierte inmediatamente a alguien en emprendedor) no aporta demasiado más a la idea de educación. Una de las cosas más tristes es que habló de Microsoft como referente en educación… incluso no tuvo una respuesta cuando le preguntaron sobre qué opinaba sobre el open source… y recordé que hacía exactamente una semana hubo un Virtual Educa en Argentina con aportes verdaderamente significativos.

Para una mesa de educación esto bastaba para concluir que la convocatoria fue desacertada, pero la cuestión siguió con Susana Padilla, quien no pudo dar cuenta de ninguna experiencia educativa en Internet, salvo en un solo caso y como alumna, y para quien es más importante convertirse en “policía de contenidos” que en educar a quienes deben producirlos y consumirlos. Esto es: poner el problema en un lugar donde no está y donde no se puede controlar. Casi textualmente planteó la necesidad de “controlar” los contenidos porque “son muy pocos los que pueden entender qué información es buena y cuál es basura”. Y no hubo mayor aporte que ese. Fue el segundo caso en una mesa de tres donde el síndrome Maradona se hizo presente.

En ningún momento se habló específicamente de educación e Internet, de políticas públicas, de actores involucrados, de roles, de acuerdos necesarios, de nada relevante en la relación entre educación y tecnología.

Para evitar este síndrome lo indicado en todos los casos es convocar a gente que sepa de lo que habla. Pero convocar a gente que sepa implica ampliar los horizontes de participación, cosa que pareciera no ser el estilo de la C@ce, o tal vez están mal asesorados.

UPDATE: ALT1040 muestra el logo tachado¿habrá pasado algo parecido en otros lugares?. Se relaciona con el post de lo que Internet no es.

5 responses on “El síndrome Maradona, en la Web

  1. Paula Carri

    Qué lástima que educadores no sepan lo que es la generosidad y la humildad, para convocar a otros que puedan contribuir en un tema tan importante como es educación y TICs. Además, ya existen suficientes pruebas de que los chicos son más vivos de lo que se cree, tienen criterio y no son necesarias “prohibiciones” :ellos saben qué datos no hay que dar, etc. , entienden los límites para con la web. Claro, si los demás no les “enseñan” que es algo “malo”. Hace un tiempo salió un a buena nota en el NYTimes, para quien le interese el tema: http://www.nytimes.com/indexes/2008/02/28/technology/circuitsemail/index.html
    saludos 🙂

  2. Martín Parselis Post author

    Hola Paula, gracias por el link al NY Times, muy bueno. Hay dos cuestiones me parece: una es la de suponer que los chicos son estúpidos, y la otra es la de tomar el rol del policía de contenidos. En cualquiera de lso dos casos se entierra lo bueno de la Web, que es justamente la idea de que se hace con y por todos nosotros, y horizontalmente, por lo que la idea de un “certificador” de qué se puede y qué no es absurda. De todos modos, para enteder la convocatoria, Pablo es dueño de Competir, participante de la C@ce y que tuvo a Alejandro entre sus managers en alguna época. Esta señora está en un programa “Edubusiness” que viene de la C@ce. O sea que todo queda entre amigos, y a los amigos se los quiere con lo que saben y lo que no saben también. SLDS.

  3. Pingback: Martín Parselis

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *