Coca Cola nos toma por estúpidos, otra vez

Evelyn Hockstein for The New York Times
http://www.blog2.com.ar/index.php/2014/06/13/coca-cola-nos-toma-por-estupidos-otra-vez/

Todo comenzó hace mucho tiempo, pasando por aquella publicidad que rezaba “destapá felicidad”, y resultó que la felicidad no estaba embotellada. Ni siquiera el enojo de hoy está relacionado con las críticas hacia la marca en términos de salud. Se trata esta vez de una publicidad “muy emotiva” apelando a la creatividad (dirigida también por Coca Cola) sobre qué hacer con las simpáticas botellitas una vez que hemos consumido su contenido.

El primer ejemplo es el de convertir a las tapitas en una especie de “moneda” para hablar por teléfono. Por supuesto, esto es la invasión de los espacios públicos de zonas bastante desfavorecidas: es obvio que el beneficio será utilizado. Pero la sola idea de que para obtener el beneficio es necesario consumir su marca lo hace deplorable. Hablarás por teléfono sólo si consumes Coca Cola. Cómo es posible no considerar que te toman por estúpido cuando la comunicación es hoy prácticamente un derecho. Cómo no sentirse estúpido cuando están mostrando que unas tapitas contaminantes son un bien de cambio para gente pobre. Cómo no sentirse estúpido cuando quieren convencerte de que hacen algo por el mundo siempre y cuando su negocio funcione también allí.

El segundo ejemplo es “la segunda vida” de las botellitas. Muy emotiva también, muy orientada a la idea de cuidar el medio para que esas botellitas que ellos mismos proveen puedan utilizarse de otro modo luego de ser consumidas. Es decir, que en todo el spot aparece omnipresente la botella de plástico, cosa estéticamente espantosa, con el logo de la marca. Un gran esfuerzo por hacernos entrar en razón sobre la contaminación del plástico, cosa que es innegable, y que en parte es nuestra responsabilidad. Pero ¿cuál es el mensaje de Coca Cola hacia nosotros? Es tan sencillo como: TU debes ser creativo para utilizar NUESTROS residuos. Y para eso también te ayudo con un kit que también proveo, así que TU ni siquiera puedes ser creativo, lo importante es estar presente en cada rincón de tu vida.

Ni siquiera imagino que piensen en el modelo from cradle to cradle, ya sería demasiado. Pero sí sería bueno comenzar a juzgar sus mensajes. La cultura de aceptar que Coca Cola es buena solamente porque se consume no puede justificar que nos tomen por estúpidos. Invaden nuestros espacios íntimos, como nuestros espacios públicos. Invaden nuestras ideas, intentando por esta publicidad absolutamente engañosa, para posicionarse como una empresa responsable con la sociedad y el ambiente. Y Coca Cola no es responsable con ninguna de las dos cosas.

¿Por qué la publicidad no los condena? ¿Cuáles son los condicionamientos del conocimiento sobre la comunicación que hace que un mensaje tan hostil se viralice? La respuesta es cultural, mientras suscribamos la cultura industrial, nos seguirán tomando por estúpidos.


Evelyn Hockstein for The New York Times
Evelyn Hockstein for The New York Times

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *