Es voto electrónico y es malo

voto electrónico argentina
http://www.blog2.com.ar/index.php/2017/11/07/es-voto-electronico-y-es-malo/

Podés escuchar este informe mientras lees.

Evgeny Morozov acuñó el concepto de Solucionismo Tecnológico. Su obra es, básicamente, el desmenuzamiento pormenorizado de los discursos de las grandes tecnológicas y de cómo derrama en gobiernos y en nuestro imaginario (al menos yo lo interpreto así). En su libro “La locura del solucionismo tecnológico” critica algo que es foco tradicional de los estudios CTS como la “neutralidad” de la tecnología, en términos valorativos. Esto (corre por mi cuenta) significa que ninguna tecnología resulta de un proceso libre de decisiones e involucran valores e intereses, y que la idea de que ” es solo tecnología” o “ciencia” es un modo de llevar la discusión a un plano que evita discutir las preguntas de fondo. Por ejemplo algunas que tienen que ver con el desarrollo de las Tecnologías Entrañables, ¿qué es exactamente?, ¿cómo se produce?, ¿cómo nos involucra? ¿qué nivel de riesgo e incertidumbre tiene?, ¿podremos escapar de ella si quisiéramos?, ¿para quién es?, ¿de quién es?…

Esta “base cultural” de solucionismo tecnológico fue tierra fértil para plantar la semilla de que hay que modernizar el acto de sufragio porque “es viejo” (¿es un argumento?) o porque es mejor contar con resultados más rápidamente. Modernizar (luego de que el S XX se encargara de sepultar a la Modernidad, raro también) parece entenderse como un conjunto de acciones dirigidas por el solucionismo. El detalle es que es solo una pequeña parte de lo que se impulsa como “reforma política“.

El primer punto que hay que aclarar es que el acto eleccionario es una parte. La reforma política en conjunto no tiene nada que ver con los planteos de este artículo ni con detalles técnicos. Ninguna máquina va a resolver los problemas que hoy tiene la política. En este artículo hablamos solamente del acto eleccionario y no de la (necesaria) reforma política.

Modernizar el sufragio es reemplazar las boletas por partido por una máquina, que es una computadora (no una impresora boba como decían, lo que no tiene ningún sentido y es una mentira flagrante). Este sistema ya fue utilizado en la Ciudad de Buenos Aires y en Salta, mostrando que es cierto que los resultados llegan más rápidamente. Pero nada más. Se acabaron las ventajas. Todo lo demás son desventajas.

Sin demasiado detalle (todos los detalles están en los links), algunos de los problemas:

  • es menos ecológica (las toneladas de baterías en dos años de utilización es formidable, frente a la opción de la boleta única que es una hoja por votante)
  • no se pudo auditar (los expertos de los partidos -los que los tienen- no han tenido la oportunidad de auditarlo, por lo tanto pierde legitimidad de origen, y no se sabe qué hace el software localmente ni en sus posibles conexiones en red)
  • se pudo hackear (como lo han demostrado varios programadores)
  • torna el acto eleccionario el algo que no puede ser auditado ni por fiscales, ni por ciudadanos (el proceso que sigue una boleta única puede ser comprendido por cualquiera, este sistema -en el mejor de los casos- solo por expertos)
  • aun con las “fallas” solucionadas, todo sistema es vulnerable permanentemente
  • ha sido descartado por casi todos los países que lo han implementado antes
  • ningún programador/experto/hacker está de acuerdo, que son los que hacen los sistemas… ¿no sería una opinión atendible?

¿Qué sentido tiene implementar un sistema que tiene tantos problemas? Probablemente luego de navegar por los links que siguen la respuesta sea que no tiene ningún sentido implementar un sistema de voto electrónico en Argentina. A esta altura, lo sabemos todos (bueno… no todos…).

Y hay más libros, videos………. en https://noalvotoelectronico.com/

Si el concepto del Solucionismo Tecnológico sirve de algo, es para considerar que las tecnologías como solución mesiánica, y solo por el hecho de tener pantallas y chips, no resuelven nada en sí mismas… y menos si no podemos saber de qué se trata… justamente una de nuestras cuestiones fundacionales…

#noalvotoelectrónico