El #cacerolazo entró en la lógica del discurso

http://www.blog2.com.ar/index.php/2012/06/01/el-cacerolazo-entro-en-la-logica-del-discurso/

Como el discurso cambia la realidad, concepto archisostenido en el Gobierno y todos sus fans como 678, la burla al #cacerolazo debería cambiar la realidad. ¿Cuál? la realidad de que hay gente enojada, que no está en ese 54% en el que se apoyan, y que tiene varias cuestiones para hacerlo. Fue impresionante el esfuerzo por hacer de cuenta que nada pasó.

Las burlas más notorias fueron:

  • el barrio donde se produjeron los cacerolazos: parece que tu inscripción geográfica te hace menos merecedor del derecho a la protesta.
  • el barrio determina tu “status social”: el comentario de que las ollas eran Essen o de teflón es un ejemplo, sin embargo la “clase alta” no es tanta y habría que enterarse un poco más de quiénes son los que viven en los barrios “opo”, de hecho la enorme mayoría son clase media-media cuyo “pecado social” puede ser tener un auto y una propiedad (la diferencia del valor del m2 en dólares en Villa Lugano y Recoleta es de un 15%, el gran salto está en Puerto Madero donde viven muchos funcionarios del Gobierno)
  • la cantidad de gente convocada: es cierto que no había cientos de personas en las esquinas, pero sí se distribuían entre los edificios a lo largo de muchas cuadras, por lo que no fueron “10 o 15” como dicen algunos.
  • el motivo: hay una gran confusión, pero los medios (oficialistas y opo) tampoco lo tenían claro y sentenciaban alegremente, como los tuiteros filo oficialistas que sólo apuntaban al dólar o al impuestazo de Scioli al campo. Sin embargo, al hablar con muchos caceroleros quedaba claro que había un mix: la impunidad de Aníbal Fernández diciendo que hacía lo que se le antojaba con sus ahorros mientras nadie puede comprar dólares y el relato oficialista pasa por que todo se pesifique (#porquesemeantoja), la inseguridad, la corrupción del Gobierno, y en algunos casos mencionaban la tragedia ferroviaria de Once (#once). Por la razón que sea, hay gente enojada, y en general juntaron todos los temas en este cacerolazo.

 

 

 

Esta idea de que el discurso crea realidades parece ser cierto, este cacerolazo quedará en la nada si los vecinos no insisten, del mismo modo que sin ninguna resistencia la Argentina fue polarizándose hasta llegar a este odio que puede verse en las redes entre los que están a favor o en contra del kirchnerismo-cristinismo. Pero el cacerolazo existió, no fue un invento, yo lo ví, yo pregunté, yo caminé las calles. No me vengan a contar que no pasó nada.

 

18 responses on “El #cacerolazo entró en la lógica del discurso

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *