https://www.blog2.com.ar/index.php/2020/08/25/las-cosas-y-sus-partes/

Las cosas y sus partes

Hay muchas formas de entender las relaciones entre las partes y el todo. Me refiero al todo como una cosa. Hice un post en Instagram de una obra de Arman con una pequeña reflexión (de esas repentinas y usualmente metafóricas que colecciono como crossgrams) sobre un violín que decidió cortar en tiras. Y entre distintas discusiones que surgieron de ese post aparecieron cuestiones interesantísimas. Seguramente habrá miradas desde el arte mucho más ricas en cuestiones estéticas, cubismo y forzamientos de perspectivas mediante. Este post solo aclara algunas cuestiones del objeto. Bah, no se.

Darío Sandrone pasea por el realismo especulativo y la ontología orientada a objetos en este artículo que resume un problema viejísimo: ¿las cosas son de alguna manera, o son como las percibimos?

Darío es filósofo (y filósofo de la tecnología, nada menos). No puedo meterme con gran rigor en su campo, pero si me guardo algunas preguntas en esta privacidad pública de los espacios de las redes para pensar el violín que prolijamente cortó Arman. Kant tuvo mucho que ver con esto del sujeto que observa, pero frente al violín cortado parece difícil que no veamos un violín cortado. Lo “rearmamos” en la mente, porque tenemos la memoria del violín, pero vemos que ya no es un violín, porque tenemos la memoria del violín. Pero un violín es un violín desde su invención, y los luthiers se encargan de replicar sus características principales a lo largo del tiempo. Y si no lo hacen…. no hacen un violín.

Sin entrar en la discusión sobre la existencia del violín en forma independiente del observador, mi reflexión repentina se orientó a las partes. ¿Cómo diríamos que son las partes de un violín? Algo que se llama “despiece” daría algo similar a esto:

despiece de un violin Los “despieces” son centrales para el estudio de las cosas. Cualquier técnico o ingeniero estudia separando partes, que tienen algún rasgo funcional parcial (lo que Diego Lawler llamó “función latente”).

Un luthier entiende este despiece como partes o componentes y probablemente, con experiencia en sus métodos, imagine la forma de ensamblarlas para que el todo termine siendo un violín.

Incluso cada parte al ser fabricada se presupone como parte del violín. Si fuera otro instrumento las partes cambiarían. Entendemos por partes, pero en relación con lo que conforman.

Esto es más dificultoso cuando cambiamos de escala: cuando las partes o el todo ya no pueden verse claramente. Tal es el caso de los hiperobjetos de Morton, o los mitos populares raros sobre los unos y ceros de la informática.

Dejando las escalas enormes y diminutas para otro momento, en la escala humana los objetos pueden verse en partes y en su todo conformado, que lo diferencia de otros objetos (ontológicamente los “parecidos de familia” y las “clases”). Si tomamos partes de un violín y lo armamos de otra forma podríamos tener un todo como este:

Koji Takei

Koji Takei, Cello and Chair 2, , wood, metal and stain, 2013, 58″x20″x8″ – William Turner Gallery

Pero si quisiéramos hacerlo sonar, no sonaría.

Hay algo “orgánico” que hace que las partes no puedan ser cualquiera. Y lo “orgánico” es especialmente interesante en los objetos artificiales por ejemplo en los linajes de los objetos que trabaja Simondon.

Quitemos el peso de lo “orgánico” para no enojar a algunos. El todo diseñado requiere un ordenamiento para que algo funcione. Ese diseño supone la selección, o el recorte, de sus componentes también. Entonces comienza a tener relevancia la diferencia entre “pedazo” (el que sea) y la “pieza” (como orientada a la conformación del todo). Esta orientación es, además, intencional.

Es posible crear una obra como la de la imagen con pedazos seleccionados intencionalmente, pero que no darían como resultado un cello o un violín, aunque lo evocaran.

Volviendo al post de Instagram sobre las lonjas de violín de Arman, se asemeja a este ejemplo: decidió hacer recortes que no se relacionan con el despiece. Y disparó mi reflexión sobre cómo recortamos las cosas para entenderlas. Algunos recortes, a diferencia del despiece, no darán cuenta del todo, y no pude evitar relacionarlo con algunas formas de recorte de la realidad que hacemos, especialmente en el mundo académico. Es un tema recurrente en mi caso, porque tengo indigestión con los discursos totalizadores desde miradas parciales.

Hay muchos recortes interesados sobre las cosas para decir lo que a cada uno le interesa. ¿Cómo hacemos para advertir si se trata de un despiece o de un despedazamiento?

El post original de Instagram:

 

 

View this post on Instagram

 

este #violín no puede expresar el #sonido de un violín :::: del mismo modo que una #pila de #piedras no es un #muro :::: la diferencia es que el muro puede hacerse, pero el violín no puede rehacerse a partir de estas partes :::: tampoco podemos hablar de él a partir de las lonjas que hizo #Arman ( #armanartiste ) :::: su genialidad muestra que podemos recortar las cosas en forma arbitraria, aunque un #luthier sabe que la #caja solo resuena cuando es una unidad :::: ¿por qué intentamos hablar de las cosas cortadas en lonjas arbitrarias en lugar de mirar como el luthier? :::: si el violín fuera esa tonta aislación de la #energía que practican algunos, la psiquis, o los #átomos… nada de eso podría rearmarse en un #organismo :::: las piedras son componentes del muro, pero las lonjas del violín no son sus componentes :::: pensarnos #humanos desde lonjas artificiales necesita mucha responsabilidad, porque no somos #lenguaje, como tampoco lo que comemos – no somos polvo de #estrellas como tampoco un puñado de #células – no somos #políticos ni determinados por el #superyo ni por el #ello :::: en todo caso somos mucho más complejos con todos los #emergentes que no pueden ser explicados desde sus partes :::: mi primera #guerra conceptual es exactamente esta, no estoy dispuesto a ser cortado en tiras para ser explicado :::: este violín no puede expresar el sonido de un violín, porque ya no es un violín :::: #art #arte #contemporaryart #ralli @museoralli #uruguay #puntadeleste #museoralli #tinchocrossgram #música “Meuble et service violon” – Arman

A post shared by Martín Parselis (@parselis) on